Image description

Casa Creueta, Barcelona

Una casa familiar para el siglo XXI


Esta casa fue diseñada en los años 50 por un artista local, para él y su familia. En aquel entonces la zona era una barrio residencial con viviendas unifamiliares  en las afueras, pero después de todos estos años, la zona ya ha pasado a ser parte  integral de la ciudad. Los nuevos propietarios, que amaban la posibilidad de la vida de la ciudad pero en un barrio tranquilo con vistas privilegiadas sobre la ciudad hacia el mediterráneo, contrataron a ZEST para llevar a cabo una completa renovación, que transformara la casa  para la vida familiar del siglo XXI.

 

El reto fue mantener parte del encanto original de  la casa, la cual tenía unos  rasgos característicos muy especiales y era muy rica en el detalle, pero adaptándola a las necesidades y al gusto de los nuevos propietarios. La casa necesitaba una rehabilitación integral y la renovación de toda la fontanería e instalación eléctrica. 

 

ZEST decidió apuntar alto (Calificación A en la etiqueta de consumo energético) aislando completamente la fachada mediante aislamiento térmico exterior, acabado en gris oscuro. La fachada del nivel inferior, la cual tenía un original acabado de piedra local, se ha aislado por el interior. Tanto la cubierta como la planta baja también se han aislado.

 

El sistema de calefacción es un sistema de geotermia de pozos verticales, que abastece al suelo radiante de la planta baja y de los baños de las plantas superiores y también a los tradicionales radiadores de hierro que se encontraron en la casa y que se reutilizaron en las plantas superiores. Todas las carpinterías son de roble macizo, con doble acristalamiento de alta calidad y lámina exterior para la protección solar. El plan en el futuro es añadir, además, una instalación fotovoltaica en la cubierta que posee la inclinación perfecta.

 

En el interior, toda la instalación eléctrica y la fontanería se substituyeron por sistemas de alta calidad. Se ha instalado un sistema de domótica GIRA que controla la calefacción, la iluminación, la alarma y la protección solar de toda la casa. Una de las zonas en las que no se pudo substituir la instalación eléctrica y la cual se ha alimentado desde el exterior, es el impresionante hall de entrada. Obra original del primer propietario y diseñador de la casa.  Cuenta con un falso techo de pan de oro de paneles trenzados, motivos vegetales directamente grabados en los muros y una maravillosa vidriera de colores con una escultura de Sant Jordi, patrón de Catalunya.

 

La distribución de la casa se cambió en algunos lugares, para adaptarla a las necesidades de los nuevos propietarios. Se hicieron una nueva distribución y diseño de cocina y baños, y nuevas o más grandes aberturas donde era necesario, incluyendo un acceso adicional desde el comedor al jardín. En el garaje no cabía el coche del nuevo propietario, con lo que se tuvo que rediseñar parte de la fachada que da a la calle, para crear más espacio y una abertura ligeramente mayor. El motivo orgánico de la nueva valla también es diseño de ZEST, inspirado en las esculturas de los árboles del hall de entrada.


El propietario original era escultor y diseñador gráfico y su taller, en la planta superior, se convirtió en el dormitorio principal, que se ha diseñado como una lujosa suite con una bañera de hierro y una zona de estar junto a la chimenea. La fachada industrial original se substituyo por una serie de 8 ventanas. Contigua a esta suite, encontramos la zona de despacho de la casa. En esta planta superior los nuevos propietarios sentían que la casa estaba privada de las impresionantes vistas a la ciudad. La solución: el nuevo “mirador”, una pequeña terraza en la cubierta desde la cual las vistas a la ciudad son casi de 360 grados.

Image description
Image description
Image description
Image description